jueves, 18 de septiembre de 2014

El letargo de los "Y si..."


“Si deseas que ocurra algo, debes asumir una actitud proactiva y dar los pasos que sean necesarios para que ese deseo se convierta en realidad.”

Un día mas, multitud de opciones, infinidad de posibilidades, y tú tan agonía como siempre no te terminas de decidir, no quieres tomar un solo camino, tampoco los quieres todos, quieres los pros y evitar los contras, vives en un “sí, pero no” continuo y cuando te cansas cambias al “no, pero sí”, sigues estancado entre dos paredes, ni avanzas ni retrocedes, porque y si… te equivocas, y si… no haces lo correcto, y si… pierdes más de lo que ganas, y si…

 y no ves que esto ya es una decisión, que ya estas escogiendo una opción, la de no moverte, la de no continuar, la de permanecer inmóvil, la de quedarte inerte, te conviertes en un procrastinador,  entras en un estado de estupor, esperando que algún estímulo externo te haga reaccionar, que pase algo o alguien que decida por ti, y vas retrasando el momento de elegir, sin ver que ya estas cogiendo un camino sin salida , no ves que te empujas a un laberinto del que cada vez será más difícil salir.

Estas siendo de los que ve el vaso medio vacío, solo ves que si elijes tendrás que descartar, tendrás que renunciar a cosas y perder algunas oportunidades.

Los que ven el vaso medio lleno ven la oportunidad de conseguir algo, no ven lo que dejan, se centran en lo que ganan.

¿Y ahora cuál de ellos lleva razón? O ninguno o los dos, es verdad que el vaso está vacío pero también lleno y por otro lado, el vaso no está lleno… ni vacío.

Los dos se equivocan en los mismo, solo ven una parte pero no el conjunto, como si sufrieran una “hemiplejia emocional”, por tanto, desde su perspectiva ambos llevan razón, viéndola en conjunto, ninguno.
Intentemos ser realistas, con cualquier opción voy a ganar y voy a perder, lo grande sería escoger sabiendo lo que perdemos, aceptando que vamos a renunciar a cosas buenas pero nos merece la pena porque conseguiremos otras muchas.

Así que olvida los “y si…” porque hagas lo que hagas habrá situaciones que no imaginaste que ocurrirían, que escaparan a tu control.

 Decide, vas a perder, pero valdrá la pena por lo que vas a ganar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario